Humedad en Casa – Causas, Tratamientos y Soluciones

Puede resultar sorprendente, pero es común que en una vivienda se genere, aproximadamente, de diez a quince litros de agua diarios.

Esta cantidad de agua provienen de numerosas fuentes: de la propia respiración, del sudor, al cocinar, fregar, ducharse, etc. Toda esta humedad en casa se va evaporando y permanece en el ambiente de nuestros hogares, pero no hay que alarmarse si los niveles no sobrepasan unos límites determinados.

Los problemas los tenemos cuando hay una humedad excesiva en diferentes espacios del hogar, puesto que los ácaros harán acto de presencia, aumentando las reacciones alérgicas, problemas respiratorios u otros relacionados con la estructura del hogar, convirtiéndolo en un lugar insalubre para vivir

Por tanto, cuando las señales de humedad aparecen en nuestra vivienda, hay que comenzar a combatirla a tiempo para evitar que se produzcan malos olores, moho y, en definitiva, un deterioro general del inmueble.

TIPOS DE HUMEDAD

Humedad por capilaridad

Los materiales de la construcción absorben el agua del terreno a través de la cimentación, causadas por: Un mal drenaje e impermeabilización de los muros y cimientos; la saturación de agua de lluvia que no tiene como evacuar, o rotura de instalaciones subterráneas conductoras de agua

Humedad por filtración

Se produce por una mala impermeabilización a través de techos y paredes, al estar en contacto directo con una fuente de agua. Es una humedad que suele producir filtrados abundantes, y es más complicado de remediar si no se trata el problema de la contención del agua en primer lugar.

Humedad por condensación

La condensación es la acumulación de agua en un lugar determinado, cuando existe un alto índice de humedad ambiental que acaba por condensarse.

El vapor de agua que se encuentra en el ambiente, en contacto con superficies frías, se condensa, y se acaba acumulando en determinadas zonas como los espejos, ventanas, azulejos, y algunas paredes que dan al exterior y que son más frías que el resto, en forma de vaho.

La acumulación de esta agua, suele ser la principal causa de la aparición de humedades con crecimiento de moho en paredes y techos, así como en cajones y en el interior de muebles y armarios.

Como evitar o disminuir la humedad en el ambiente.

Uso de deshumidificadores

Un deshumidificador es un aparato que ayuda a eliminar humedad de paredes interiores, regulando la cantidad de agua que hay en el ambiente.

Tender la ropa fuera
Ropa

Ropa

Tender la ropa dentro de casa hace que la humedad que está perdiendo la ropa pase directamente al ambiente, y acabe por acumularse en otros sitios. Es recomendable que en la medida de lo posible, la ropa se tienda siempre fuera de casa, o al menos en una terraza dónde pueda tener mayor ventilación.

Macetas con plantas. Tendederos.

Las plantas alegran y decoran algunas estancias del hogar, pero hay que tener en cuenta que un número excesivo dentro de una vivienda provoca un considerable aumento de la humedad.

Buena ventilación

Es muy importante abrir las ventanas una vez al día durante unos minutos, incluso en invierno cuando hace frío, para que la ventilación regule la humedad relativa del ambiente. En habitaciones que no tienen ventanas al exterior, bastará con dejar la puerta abierta mientras no la estemos usando.

También separar los muebles de la pared a una distancia considerable, procurando que quede el espacio necesario para una correcta ventilación.

Buena Iluminación

Iluminacion

Iluminacion

El moho aparece con mayor frecuencia y se extiende más rápidamente en las estancias que reciben muy poca luz, por lo que una buena iluminación en cada habitación es muy importante para disminuir las probabilidades de que surja el moho en paredes y techos.

Cocina y cuarto de baño

Hay que prestar especial atención en los tabiques de la cocina y de los cuartos de baño. Por lo general, las filtraciones de agua de las tuberías suelen ocurrir en estas estancias, y procurar secar el agua que caiga en los alrededores.

 COMO ELIMINAR LA HUMEDAD EN CASA

Vinagre blanco

Se puede utilizar para la humedad en paredes, azulejos, bañeras, e incluso en la ropa, eliminando también los malos olores que deja la humedad en los armarios.

Diluye ½ parte de vinagre blanco con ½ parte el agua y viértelo en una botella con atomizador.

A continuación, agita bien el frasco y rocíalo sobre las manchas de humedad de tu hogar, dejándolo que actúe durante un tiempo, sin refregar la mancha. Déjalo ventilar para que se seque y repite su aplicación durante una semana seguida.

Si las manchas de humedad son demasiado difíciles, usa el vinagre variando la mezcla con ¼ parte de agua, o sin diluir. Repetimos el procedimiento una semana después, hasta que se eliminen las manchas por completo.

Si la ropa de nuestros armarios huele a humedad, el vinagre blanco es una excelente solución. No es tóxico, no decolora y se puede emplear como un suavizante completamente natural. Con dos tazas de vinagre en cada carga de la lavadora será suficiente para que el olor desaparezca. No hay por qué temer que nuestra ropa huela a vinagre, ya que tanto el olor de la humedad como del vinagre desaparecerán.

Bicarbonato de sodio

Otra de las alternativas económicas para eliminar el olor y las manchas de humedad es el bicarbonato de sodio.

Bicarbonato

Bicarbonato

Este ingrediente no es agresivo, tiene propiedades antibacterianas y anti fúngicas y cuenta con una gran capacidad de absorción.

¿Qué debes hacer?

Frota un poco de bicarbonato de sodio sobre las áreas afectadas, déjalo actuar dos horas y retíralo con un cepillo.

Asimismo, puedes poner un poco de bicarbonato en varios recipientes y distribuirlos por los armarios que presenten humedades. Ayuda a conseguir una humedad relativa ideal, al tener una gran capacidad de absorción del agua. Por esta razón es perfecto para quitar humedad del armario.

Borato

El bórax quizás no sea la solución más fácil para eliminar la humedad en casas, pero sí es de lo más efectiva cuando otros métodos no lo han logrado. Es una sustancia muy tóxica que utilizan los profesionales, y hay que manejarla con mucho cuidado.

El bórax es una sustancia con propiedades fungicidas que, a diferencia de productos como la lavandina, es menos agresivo con el ambiente.

Si bien puede usarse de múltiples formas en la limpieza del hogar, es bueno saber que también es una gran solución contra el moho.

Para manejar el borato hay que hacerlo siempre con guantes, diluyendo tan solo una cucharada en 2 litros de agua. Se aplica esta mezcla con un cepillo en las zonas afectadas por la humedad, dejándolo actuar un rato para retirar luego con un paño.

 

Mirá el artículo completo en Medio ambiente de Revista Canaria ABRIL

revista canaria

Revista Canaria Abril Foto de tapa: Julio Carrasco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *