Colonia del Sacramento

Un barrio histórico patrimonio de la humanidad, quesos que dan que hablar en todo el mundo, y óptimas condiciones náuticas son algunos de los motivos por los que no podes dejar de visitar el oeste.

Colonia del Sacramento es uno de los más importantes referentes turísticos del Uruguay, se puede visitar en verano, cuando está llena de gente; y en invierno, cuando enamora su tranquilidad, sus colores y sus árboles sin hojas. A tan sólo dos horas de viaje por carretera, Colonia del Sacramento es un remanso donde el visitante se encuentra con la cultura, la historia y la magia de un destino ineludible en el Río de la Plata.

faro

Faro Colonia

El encanto de la ciudad está vinculado a la particularidad de su historia. Fundada en 1680 por el portugués Manuel Lobo, la ciudad pasó de dominio portugués a dominio español varias veces, hasta la Declaratoria de Independencia de la Banda Oriental en 1825.

Estos sucesos hicieron del Casco Histórico (declarado Patrimonio Mundial por UNESCO en 1995) un crisol de estilos arquitectónicos y urbanísticos en el que conviven estilos coloniales típicamente portugueses y viviendas de porte español. En sus construcciones bien conservadas, se ve reflejada de forma armónica esa continua disputa entre España y Portugal para poseerla por su ubicación geográfica estratégica, lo que la hace tan característica y única para la región.

La mejor forma de recorrer el barrio histórico, es perdiéndose sin apuro por sus callecitas rebosantes de historia. Hay detalles para disfrutar a cada paso, mezclados entre casas de arte y negocios de antigüedades, y como en todo, si uno la visita contra reloj, se los pierde.

Caminar por sus empedradas e irregulares calles permite rememorar la historia, y disfrutar de un paisaje único con vistas privilegiadas del Río de la Plata. La enigmática Calle de los Suspiros, pavimentada con piedras de cuña, posee un encanto único, capaz de transportar al visitante a un mundo de ensueño.

Una teoría habla de que antiguamente era un sitio de prostíbulos y los marineros al atravesar suspiraban por las mujeres que allí se encontraban. Otra versión más dramática cuenta que los condenados a muerte eran llevados hasta el lugar para ahogarlos con la subida de la marea. Una historia más romántica, pero no menos trágica, habla de una chica enamorada que esperando a su amado, fue sorprendida por un enmascarado que le clavó una daga en el corazón, haciéndola suspirar de dolor antes de morir… En fin, historias sobran…

Atardecer en Colonia

atardecer

Una visita guiada por el Casco Histórico de Colonia del Sacramento permite sumergirse en la historia y acercarse al rico legado cultural de la ciudad. Museos, teatro, arte, artesanías y una buena gastronomía complementan un abanico de posibilidades para el visitante.
Siguiendo por la rambla de la ciudad, paseo que muchos eligen hacer en bicicleta, se llega al Real de San Carlos, antiguo enclave militar español. Allí se encuentra la iglesia de San Benito, con su imagen de santo negro.

Como parte del encanto de la ciudad, Colonia del Sacramento seduce con sus atardeceres sobre el Río de la Plata cargados de color y magia. La vista desde el faro o desde el muelle viejo es, sin duda, un espectáculo que seduce a los sentidos.

Mirá el artículo completo en Destinos de Revista Canaria ABRIL

revista canaria

Revista Canaria Abril Foto de tapa: Julio Carrasco.

 

Fuentes: coloniaturismo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *